Las habilidades del Siglo XXI

¿Cómo es el aprendizaje en nuestra escuela?


En nuestra escuela, nos inspiramos en varias personalidades que son referentes en el ámbito de las escuelas activas. Algunas de ellas son María Montessori, Emi Pikler, Rudolf Steiner, Paulo Freire, Célestin Freinet, John Dewey, Arno Stern, Rebeca y Mauricio Wild, Bernard Aucouturier, Antonio Guijarro, Humberto Maturana, etc.. Todos estos autores nos ayudan a fomentar un proceso de enseñanza-aprendizaje lo más respetuoso posible pero a la vez que guíe a los alumnos y alumnas a desarrollar su máximo potencial.


Pero también nos inspiran los temas de actualidad, aquellos que nos conectan con nuestra realidad y nuestra sociedad. En Apita, trabajamos de manera transversal el aprendizaje por proyectos, el aprendizaje cooperativo, y el fomento de las habilidades del Siglo 21. Las habilidades del siglo 21 son habilidades claves para un desarrollo humano más holístico.


La sociedad está en constante evolución y sabemos que nuestros hijos e hijas tendrán puestos de trabajo que no existen hoy en día. La forma en que el aprendizaje tiene lugar en las escuelas y el enfoque de la educación debe adaptarse a este escenario. Por ese motivo, en Apita, fomentamos habilidades como el pensamiento crítico, la resolución de problemas, la comunicación, la colaboración, la creatividad e innovación, la educación mediática, la alfabetización en tecnologías de la información y la comunicación (TIC), la flexibilidad y adaptabilidad, la iniciativa y autogobierno, etc.


Además, el acompañamiento emocional es uno de los pilares fundamentales de nuestra escuela. Para ello validamos todas las emociones utilizando herramientas como la escucha activa, la comunicación no violenta y el acompañamiento respetuoso. Las asambleas son también momentos claves en el día a día. Permiten a los alumnos y alumnas ser protagonistas de su aprendizaje, ayudándoles a escuchar y expresarse, a tomar decisiones, debatir y encontrar soluciones (cuando sienten que alguna norma no funciona por ejemplo), repartiendo tareas para cuidar del espacio y de los demás, desde la colaboración y cooperación, entre otros muchos beneficios… En realidad, están adquiriendo herramientas muy valiosas para vivir en la sociedad que les espera.


El fin último de nuestra escuela es ofrecer un lugar en el que los y las estudiantes puedan desplegar su verdadero ser de forma auténtica y donde se forje una conciencia de las generaciones futuras basada en los Derechos Humanos, en el respeto profundo hacia la diversidad y riqueza natural y humana existente en la Tierra, y legarles a dichas generaciones un espacio de solidaridad, encuentro y bienestar donde crecer siguiendo su propio ritmo, sus impulsos y sus intereses.





gif

33 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo